¿Tienes dolor en la parte anterior de la rodilla, alrededor de la rótula?

1

¿Tu dolor de rodilla no mejora conforme pasa el tiempo?

¿Te han diagnosticado un síndrome de dolor patelofemoral?

¿Sabías que tu forma de moverte y la falta de fuerza y control del movimiento de determinadas partes de tu cuerpo son las principales causas de este problema?

¿QUÉ ES EL SÍNDROME DE DOLOR PATELOFEMORAL?

Se diagnostica normalmente así a los pacientes con dolor en la parte anterior de la rodilla, alrededor de la rótula, sin evidencias de daño en las estructuras de la rodilla.

¿Qué es la rótula/patela?

2

La patela o rótula es el hueso que está en la parte anterior de la rodilla. Sobre ella se inserta el tendón del cuádriceps en un extremo, y en el otro, el tendón rotuliano uniéndola con la tibia. Cuando el cuádriceps se contrae, la rodilla se extiende, poniendo recta la pierna.

La parte posterior de la rótula está recubierta de cartílago para ayudar en el deslizamiento de la rótula sobre el hueso que está debajo, el fémur.

¿Qué causa el síndrome de dolor patelofemoral?

Se sabe que varios factores pueden influir:

  • Sobreuso de la articulación, exceso de carga o incrementos bruscos de la carga.
  • Problemas de alineación de las estructuras durante el movimiento.
  • Desequilibrio, pérdida de fuerza en la musculatura del pie, del muslo y/o de la cadera.

¿Quién puede sufrir el síndrome de dolor patelofemoral?

Cualquiera de nosotros, es un problema muy frecuente, según varias estadísticas está entre el 25% y el 40% de todos los problemas de rodilla que se producen. Aproximadamente el 17% de todos los corredores lo sufren o lo sufrirán a lo largo de su vida. Es muy frecuente en la adolescencia y afecta algo más a las mujeres que a los hombres.

¿Cuáles son los síntomas?

3Dolor alrededor de la rodilla y en ocasiones detrás de ella. No se suele localizar bien, es más bien difuso en toda la parte anterior de la rodilla. Conforme pasa el tiempo, empeora. A veces es más intenso, y suele empeorar al subir/bajar escaleras, al practicar deporte o también cuando permanecemos mucho tiempo sentados (tras conducir o ver una película en el cine). A veces notamos la zona ligeramente inflamada. Con el paso del tiempo, el área de dolor se va expandiendo y puede presentarse como todo el territorio alrededor de la rótula:

¿Cómo se diagnostica?

Al ser el dolor el síntoma principal y no haber pruebas que evidencien el problema, se suele llegar al diagnóstico por eliminación. Es importante descartar otras lesiones que también producen dolor anterior de rodilla como las bursitis o la tendinopatía rotuliana. Una vez hecho esto y descartadas las alteraciones estructurales, es importantísimo observar al paciente como se mueve al caminar, al correr y al hacer otras actividades como subir/bajar un escalón, hacer una sentadilla, etc…

7

8

Una minuciosa observación del movimiento pone sobre la pista al fisioterapeuta en la valoración del problema. Esta observación se completa con test específicos donde medimos la amplitud del movimiento y la fuerza, buscando asimetrías y desequilibrios en el movimiento del paciente. Estas alteraciones son las responsables de que la rodilla sufra y duela. Sin la correcta identificación de la causa, es imposible mejorar el problema.

¿Cuál es el tratamiento?

Inicialmente, si el dolor es muy alto, es necesario controlarlo, disminuyendo las actividades que acentúan el dolor y utilizando medidas de descarga de la zona como los vendajes adhesivos para intentar disminuir el estrés del tejido.

Identificada la alteración del movimiento, se procede a la elaboración de un plan de trabajo basado en el ejercicio. No se trata de recibir técnicas pasivas, sino de llevar al paciente a equilibrar su movimiento, cubrir sus déficits. Prescribimos ejercicio, el paciente lo realiza y periódicamente volvemos a evaluar para comprobar de manera objetiva el progreso.

Cuando el dolor inicial empieza a disminuir, hay que incrementar el ejercicio, entramos en una fase peligrosa, ya que el aumento brusco de la carga de trabajo puede hacerte empeorar,

es fundamental estar asesorado y comprobar tu evolución, adaptando los ejercicios a tus progresos y tu actividad laboral y recreativa.

¿Cuál es el pronóstico? ¿se tarda mucho en mejorar?

Suele ser bueno, la mayoría de la gente mejora cuando tiene un diagnóstico correcto, y rápidamente siente el cambio en su estado inicial, sin embargo, llegar a la recuperación completa en algunos casos, puede alcanzar los 4-6 meses de tratamiento, sobre todo cuando se viene sufriendo el problema durante mucho tiempo.

¿Qué podemos hacer por ti?

En INNOVA, nuestro equipo de médicos y fisioterapeutas te ayudará a identificar el problema y tras una valoración del movimiento, conoceremos los desequilibrios que te han llevado a tener ese problema. Posteriormente te enseñaremos a realizar los ejercicios que necesitas hacer, para mejorar la manera en que te mueves y así corregir la causa del problema. Estos ejercicios se revisarán periódicamente, al mismo tiempo que adaptaremos tu actividad y/o deporte a tu estado en cada momento, hasta que te encuentres totalmente recuperado.

¿Tienes dudas?

Estaremos encantados de ayudarte, concierta una cita y empezamos a trabajar…